Nexus 6: ¿un fracaso?

Google-Nexus-6-fracaso-shoppydoo

A principios de otoño de 2014, el Nexus 6 de Google era uno de los terminales más esperados. Las buenas sensaciones que dejó su predecesor hacían concebir esperanzas en el nuevo smartphone diseñado por la firma de Mountain View. Se hablaba del salto definitivo de Google, el móvil que le hiciese competir de una vez con los grandes del mercado. Pues no. El Nexus 6 no será recordado como el smartphone más exitosos de Google. ¿Fracaso? Cuando menos, profunda decepción.

Mal empezamos si no se respeta la principal seña de identidad de un producto. Los Nexus venían definidos por su buena relación calidad-precio. Google se saltó esta constante con su Nexus 6 y la reacción entre los consumidores fue negativa. Pocos quisieron gastar más de 600 euros en un terminal, cuando por ese dinero podían acceder a un tope de gama de los gigantes del sector. Google está por detrás de Apple o Samsung en prestigio (siempre hablando de móviles).

Si la firma californiana aspiraba a dejar de ser minoritaria con el Nexus 6, el fracaso fue estrepitoso. Es un hecho que los Nexus, desde su lanzamiento, se han convertido en dispositivos móviles muy del gusto del aficionado más geek. El experto en tecnología respeta mucho a Google. Y sus productos siempre son bienvenidos entre este tipo de consumidor. Pero para dar un paso más allá, la compañía de Mountain View necesitaba ofrecer un smartphone diferente.

A final, hasta buena parte de los usuarios más pro-Google dieron la espalda al Nexus 6. Y es que además del precio, se arriesgó mucho con el tamaño del terminal: 6 pulgadas. Un phablet de grandes dimensiones lejos del tamaño estándar que se ha ido imponiendo entre la gama alta: entre 5 y 5.5 pulgadas. Más de ese tamaño supone cerrarse muchas puertas. El usuario de móvil de a pie se ha acostumbrado a las 5 pulgadas. Todavía no entendemos las razones que explican esta única versión en 6 pulgadas…

Más caro y más grande. Google arriesgó en estos aspectos y le salió mal. Sin embargo, no revolucionó la faceta tradicionalmente más negativa de los Nexus: la estética. Ni metal ni cristal, los dos materiales premium por excelencia en los smartphones de gama alta de los últimos tiempos. Ni siquiera Motorola aportó mucho, teniendo en cuenta los avances de la firma propiedad de Lenovo en este aspecto, aplicados a sus últimos teléfonos.

Tampoco la cámara fue para tirar cohetes, otra característica que Google se niega a optimizar para entrar en batalla directa con la competencia. Al menos hasta ahora, porque ya se habla del próximo Nexus… Sony podría estar detrás de la fabricación del siguiente terminal Google. Tras HTC, Samsung, LG y Motorola, sería la quinta compañía diferente que se asocia a Google para la fabricación de un Nexus. Y si llega Sony, a buen seguro que la cámara, al menos, será un poco mejor.

David Rubio

Thanks! You've already liked this